Ley32/2010 Autonomos

Ley32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos

La ley entra en vigor el 6 de noviembre de 2010

Prestación por cese de actividad

El 6 de agosto se ha publicado la Ley 32/2010, lo que supone un hito histórico en materia de trabajo autónomo al otorgar un nivel de protección a los trabajadores autónomos que de manera involuntaria hayan cesado su actividad, equiparándose a los trabajadores por cuenta ajena beneficiarios de prestaciones por desempleo, mediante el establecimiento de un Sistema basado en los principios de contributividad, solidaridad y sostenibilidad financiera.

La ley entrará en vigor el próximo 6 de noviembre.

Colectivo protegido

Tendrán derecho a la protección por cese de actividad los empresarios autónomos que reúnan los siguientes requisitos:

  • “Estar afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos,  en situación de alta, y tener cubierto un mínimo de 12 meses ininterrumpidos de cotización antes del cese de actividad.
  • Tener protegida la cobertura por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales
  • “Encontrarse en situación legal de cese de actividad y acreditar activa disponibilidad para la reincorporación al mercado de trabajo a través de la suscripción del compromiso de promoción de la actividad emprendedora.
  • “No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que el empresario autónomo no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello.
  • Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Situación legal de cese de actividad

1)       Se encontrarán en situación legal de cese de actividad todos aquellos empresarios autónomos que cesen en el ejercicio de su actividad por alguna de las causas siguientes:

a)      “Por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional. En concreto los siguientes:

1º      Unas pérdidas derivadas del ejercicio de su actividad un año completo, superiores al 30% de los ingresos o superiores al 20% en dos años consecutivos y completos. En ningún caso el primer año de inicio de la actividad computará a estos efectos.

2º     Unas reclamaciones judiciales por deudas pendientes que comporten al menos el 40 por 100 de los ingresos correspondientes al ejercicio económico inmediatamente anterior.

3º     La declaración judicial de concurso.

b)      “Por fuerza mayor, determinante del cese temporal o definitivo de la actividad

c)      “Por pérdida de la licencia administrativa, en los términos que establece la Ley siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por incumplimientos contractuales o por la comisión de faltas administrativas o delitos imputables al autónomo solicitante.

d)      “Por decisión de la trabajadora autónoma que se vea obligada a cesar o interrumpir su actividad como consecuencia de ser víctima de violencia de género.

e)      Por divorcio o acuerdo de separación matrimonial, mediante resolución judicial, en los supuestos en los que el autonomo divorciado o separado ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge, y que dejan de ejercerse a causa de la ruptura o separación matrimoniales.

2)      “Se encontrarán en situación legal de cese de actividad los trabajadores autónomos dependientes que, con independencia de lo prevenido en el apartado anterior, cesen su actividad por extinción del contrato suscrito con el cliente del que dependan económicamente en los siguientes supuestos:

a)      Por terminación de la duración convenida en el contrato o conclusión de la obra o servicio

b)      Por incumplimiento contractual grave del cliente, debidamente acreditado

c)      Por rescisión de la relación contractual adoptada por causa justificada/injustificada por el cliente, de acuerdo con lo establecido en la Ley 20/2007, de 11 de julio del Estatuto del Trabajo Autónomo

d)      Por muerte, incapacidad o jubilación del cliente.

Acción protectora

El sistema de protección por cese de actividad comprende las prestaciones siguientes:

  • La prestación económica por cese total, temporal o definitivo, de la actividad.
  • El abono de la cotización de Seguridad Social del autónomo, por contingencias comunes, al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. A tales efectos, la entidad gestora se hará cargo del pago de la cuota que corresponda, en cada momento, a la base reguladora del beneficiario, que no podrá ser inferior a la base mínima de cotización.
  • Medidas de promoción de la actividad emprendedora

El derecho al disfrute de la correspondiente prestación económica será a partir del primer día del segundo mes siguiente al que se produjo el cese de actividad.

Solicitud y nacimiento del derecho a la protección

Se deberá solicitar a la misma Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social con la que se tenga cubierta la protección dispensada de las contingencias derivadas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

El reconocimiento se pude solicitar hasta el último día siguiente al mes al que se produjo el cese de actividad. Si transcurre este plazo se descontará del periodo de percepción los días que medien entre la fecha en que debiera haber presentado la solicitud y la fecha en que la presentó.

Dicho reconocimiento dará derecho al disfrute de la correspondiente prestación económica a partir del primer día del segundo mes siguiente a aquel en el que se produjo el hecho causante del cese de actividad

Duración de la protección

La duración de la protección por cese de actividad está en función de los períodos de cotización efectuados dentro de los 48 meses anteriores a la situación legal de cese de actividad de los que, al menos, doce meses deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese con arreglo a la siguiente escala:

Periodo cotización Periodo de protección Trabajadores de 60 a 64 años
12 a 17 meses 2 meses 2 meses
18 a 23 meses 3 meses 4 meses
24 a 29 meses 4 meses 6 meses
30 a 35 meses 5 meses 8 meses
36 a 42 meses 6 meses 10 meses
43 a 47 Meses 8 meses 12 meses
48 meses o más 12 meses 12 meses

El trabajador autónomo al que se le hubiere reconocido y hubiere disfrutado el derecho a la prestación económica por cese de actividad podrá volver a solicitar un nuevo reconocimiento, siempre que concurran los requisitos legales y hubieren transcurrido veinticuatro meses desde la extinción del derecho anterior

Cuantía de la prestación económica por cese de actividad

La base reguladora de la prestación económica por cese de actividad será el promedio de las bases por las que se hubiere cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

La cuantía del subsidio, durante todo su período de disfrute, se determinará aplicando a la base reguladora el 70 por ciento. Los límites de prestación será entre 589,26€ a 1.397,84€ en el caso de tener 2 o más hijos.

Compromiso de promoción del emprendedurismo

Todo perceptor de la prestación económica por cese de actividad deberá comprometerse durante su percepción a desarrollar todas aquellas medidas de formación, innovación, promoción, y perfeccionamiento que le permitan reiniciar a la mayor prontitud la anterior u otra actividad económica o profesional.

¿Cuál es el coste para los autónomos?

La base de cotización por cese de actividad se corresponderá con la base de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que hubiere elegido.
El tipo de cotización aplicable a la protección por cese de actividad, podrá ser modificado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

El tipo de cotización para los trabajadores autónomos es del 2,2% de la base de cotización, lo que supondrá un mínimo de 19€ mensuales.

Sin embargo este coste será mayor para los autónomos que no tenían que cotizar por los accidentes de trabajo que supone otros 15€ a 60€ mensuales.

Gestión

Las funciones y servicios derivados de la protección por cese de actividad, incluidas las declaraciones de reconocimiento, suspensión, extinción y reanudación, serán gestionados por la Entidad gestora o por las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

La Secretaría de Estado de Seguridad Social, ejercerá las funciones de supervisión y control de la protección de cese por actividad.

Ley 322010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos. PDF FESCARGABLE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s